Make your own free website on Tripod.com

Deidades Orishas

Patakies

Home
Contac Us
Tienda Yoruba
Consultas
Letra del Ano 2005
Porque en la santeria cobran?
Los Orishas
Las 401 deidades del panteon yoruba.
Rezos a los Orishas
Patakies
Ebbos
Posesion
IFA
Ika Fun
Vocabulario Congo
Diccionario de Plantas Y Flores
Palo Mayombe
Espiritismo
La misa espiritual
Vocabulario Lucumi
El diloggun
Suenos
Tambores
El Iyawo
Iku Lobi Ocha
Los Elekes
Poesias
Adivinanzas

Historia de Orula
En mitad de la selva imaginaria de la tierra de los orishas, vivían Ochún, Oggún, Changó y Orula. Ochun, tan sensual, bella y erótica como liviana, vivía maritalmente con Chango, pero esto no le impedía flirtear con Oggún y con cualquier caminante que se perdiera en ese monte lleno de sorpresas. Por ese entonces, Orula, baldado y en silla de ruedas, decidió registrarse buscando saber hasta cuando duraría su desgracia. Se tiro el ékuele y le salió la letra Iroso Sa, que le recomendaba hacerse ebbó a toda carrera. En este registro se le advertía también que tuviera mucho cuidado con el fuego, pues Chango se había percata- do de las infidelidades de su mujer. Ochun, apenada porque Orula en su lecho de enfermo no podía salir a buscar las cosas necesarias para hacer el ebbó, inmediatamente se las trajo. Orula le quedo muy agradecido. Un día de primavera, mientras Ochun cocinaba una adié, la comida preferida de Orula, Chango acechaba para lograr su venganza. Seguro de encontrar juntos a Ochun, Oggún y Orula, formo una gran tormenta y, con sus rayos implacables, le prendió fuego a la choza de Orula. Oggún salió corriendo. Orula, del susto, volvió a caminar y logró alcanzar la espesura. Ochun, quien buscaba orégano y albahaca para sazonar la adié al ver las llamas pensó en la invalidez del pobre Orula. A riesgo de su vida, penetro en la casa para salvarlo. Al no encontrarlo allí, desesperada y casi ahogada por el humo, salió llorando. Cuando vio a Orula, sano y salvó en un clarito del monte, se abrazó a él. Emocionados, ambos se juraron amistad eterna. Orula le dijo: ”Tu, que fuiste la pecadora, te acordaste de mí en los momentos más difíciles. De ahora en delante, comerás conmigo. Haremos juntos nuestra comida predilecta, la adié. Te nombro, además, mi apetebi. Juntos andaremos los caminos de los oddun y de los hombres”. Iború, Iboya, Ibocheché... 
 

ochun4.jpg

Porque Oshun quiere tanto a Yemaya?
 
Yemayá sentía un inmenso amor por su hermana Oshún, según nos muestra una leyenda en que Oshún, la bella entre las bellas, era una reina muy rica que presumía de su espléndida figura, de sus joyas, de sus ricos vestidos y de su sedosa y larga cabellera. Pasaba largas horas mirándose al espejo o viendo reflejado su rostro en las claras aguas del río que lleva su nombre, mientras se peinaba y volvía a peinar los largos cabellos que eran su orgullo.
Su reino fue eje de sangrientas guerras de conquistas; a Oshún no le quedó más remedio que huir y abandonarlo todo. A partir de ese momento, grande fue su pobreza y mayor aún los trabajos que pasó. De sus magníficos sólo le quedó uno que de tanto lavarlo y volverlo a lavar en las aguas amarillas del río, tomó ese color; tuvo que vender sus joyas para poder comer; y para colmo, del sufrimiento se le cayó el pelo. Oshún, la bella entre las bellas, se vio de golpe sola, pobre, esclava y en la peor miseria.
Pero Oshún no estaba sola. Como todos los ríos desembocan en el mar y en su fondo vive la hermana mayor de Oshún, Yemayá, la dueña de todas las riquezas del mundo y la persona que más amaba a Oshún sobre la tierra, hasta ella llegaron las lágrimas y quejas de su hermana, arrastradas por el río. Rauda partió Yemayá a tratar de remediar la situación y cuál no sería su sorpresa al encontrar a su querida hermana destruida material y espiritualmente.
“No llores más, Oshún. Tus lágrimas se me clavan en el corazón. Reina fuiste y reina volverás a ser por la gracia de Olofi. De hoy en lo adelante, te pertenecerá todo el oro que se encuentra en las entrañas de la tierra; todos los corales que hay en el fondo del mar serán tuyos para que te adornes con ellos; no volverás a trabajar como las esclavas sino que te sentarás en un trono dorado y te echarás fresco, como corresponde a las reinas, con un abanico de pavo real, animal que es mío, pero que pasará a ser tuyo desde el día de hoy. Y para que no te atormentes más, mira: ves mi cabellera? Recuerdas que ella era mi orgullo, lo mismo que la tuya era para ti? Aquí la tienes. Hazte una peluca con ella para que nadie te vea en ese estado y puedas esperar dignamente hasta que el pelo te crezca”.
Así le dijo Yemayá a su querida hermana Oshún, mientras, que con lágrimas en los ojos, se cortaba, en sacrificio, su frondosa cabellera. Desdde ese día Oshún defiende siempre a las hijas de Yemayá y Yemayá a las de Oshún. Esa es la causa por la cual ni las hijas de Yemayá, ni las de Oshún deben cortarse mucho el pelo.
 
Maldicion de Oggun (Alaguadde)

Oggún el dueño del hierro, era un montuno irascible y solitario. Cuando los Orishas bajaron a la tierra fue él quien se encargó, con su machete infatigable, de cortar los troncos y las malezas para abrirles paso. Vivía entonces en casa de sus padres                                                                                             
Obbatalá y Yemú y junto a sus hermanos Ochosi, Ozún y Elegguá. Oggún       estaba enamorado de su madre y varias veces quiso violarla, lo que no           consiguió gracias a la vigilancia de Elegguá. Oggún se las arregló para            conseguir su propósito, pero para su desgracia, Obbatalá lo sorprendió. Antes que este pudiera decir nada, Oggún gritó: “Yo mismo me voy a maldecir.        
Mientras el mundo sea mundo lo único que voy a hacer es trabajar para la       Ocha”. Entonces se fue para el monte sin más compañía que sus perros, se   escondió de los hombres y ningún Orisha que no fuera su hermano Ochosi,     consiguió verlo. Trabajaba sin descanso, pero estaba muy amargado. Además de producir hierro, se dedicó a regar polvos por todas partes y la tragedia         comenzó a dominar el mundo. Fue entonces cuando Ochún se metió en el       monte, lo trajo con su canto y le hizo probar la miel de la vida. Oggún siguió   trabajando, pero perdió la amargura, no volvió a hacer polvos y el mundo se      tranquilizó. Hay quienes dicen que cuando salió del monte, Ochún lo llevó hasta Olorum, quien lo amarró con una cadena enorme, pero esto es un cuento ¿Qué cadena podía ser más fuerte que la miel de Ochún?                                        

Donde Oggán vive con Obbatalá

Agayú era rey de la tierra de Ado Shaga y Changó era su subalterno. Muchos pueblos estaban sometidos a Agayú y en cada estación del año, le rendían tributo enviándole un barco lleno de alimentos. Changó que ambicionaba la posición de Agayú hechizó a Elegguá y seleccionó un grupo de hombres para que interceptaran el barco y robaran la vituallas. Al frente de la banda puso a Oggán, guardián de Oddúa, quien se lo había regalado a Agayú, el cual a su vez lo nombró amo de llaves. Pronto el pueblo de Ado Shaga empezó a pasar hambre y Agayú llamó a su lugarteniente para que le informara que ocurría con los barcos de provisiones que no llegaban. Changó se hizo el tonto y no le respondió. Agayú decidió cobrar el tributo por la fuerza, pero antes de partir con sus guerreros fue a registrarse a casa de Orula quien le contó lo que estaba ocurriendo y le mandó a traer a Elegguá para quitarle el encantamiento, haciéndole un ebbó con una gallina guinea. Changó desconociendo esto mandó a atacar otro barco de provisiones, pero Elegguá y sus guerreros apresaron a Oggán y a sus hombres llevándolos al pueblo cantando:

“ILU MANLLOEMANLLO, ILU MANLLO ENANLLO” (Baile en el pueblo) “MOJEE MOFILLE ENI OMA MOFILLE, MOJEE MOFILLE” (Por la comida de los demás)
después el pueblo pide que le den de palos por ladrón y malo:

“BORUO CUNAMBO AGUO LAOFI SEQUERA”
y cuando el pueblo lo vio apaleado, dijo:

“LARIRA FIFETO IBAROTA FIFETO IBAROTA FIFETO OGUO” “FIFETO OMO FIFETO ARICU BABAGUA SOTINCHE DEDEGUA TOLOCUN”

Después que los molieron a palos, lo llevaron ante Agayú, que en esos momentos recibía la visita de Obbatalá. Este al ver a Oggán, su hermano, en tan malas condiciones, le pidió a Agayú que le perdonara la vida, cosa a la que accedió su amigo. Desde entonces Oggán, temeroso y avergonzado